El Mensaje Olvidado de Navidad

Por Thomas Williamson
3131 S. Archer Avenue
Chicago, Illinois  60608

 


HOME

Artículos en Español

Articles
Miller Time: The End of the World on October 22, 1844!
One People of God, or Two?
Prophecies of Book of Revelation Fulfilled in 18th Century America?
Are We Living in the Laodicean Age?
God's Land Grant to the Jewish People - Conditional or Unconditional?
Essays In Old Testament Prophecy
Should We Promote the "Left Behind" Theology
Temple in Jerusalem With Animal Sacrifices—Next Event on the Prophetic Calendar?
Between Iraq and a Hard Place - A 21ST Century Commentary on Isaiah, Chapters 13 to 23
 Will There Be a Russian Invasion of Israel?
Got Perpetuity?
Daniel's Prophecy of the 70 Weeks
Is John’s Baptism for Today?
 Who Really Owns the Land of Palestine?
Will There Be a Great Falling Away?
A 21st Century Commentary on Galatians
Iraq in the Bible
Edom in Bible Prophecy
Did the Lord's Churches Baptize by Immersion Before the 17th Century?
What is the Role of the Jews in this Dispensation?
Future Schlock:
A Historical Perspective
To Whom Does the Land of Palestine Belong?
Promise Keepers
One Church Dictatorship Revisited
Resolution to Stand Against Promise Keepers
Is Repentance for Today?
Experiencing the Teaching of Henry Blackaby
Protestantism & Catholicism Declared Separate Religions
Accountability
The Case for Closed Communion
Will Christ Return by the Year 2000?
Have You Received the Baptism With the Holy Ghost?
The Universal Church Theory
Weighed in the Balances and Found Wanting
Revised 2005
Touch Not The Lord's Anointed
Is the Command For Today?
What the Roman Catholic Church Teaches

 

          “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.  Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.  El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” Isaías 9:6-7.

          El mensaje olvidado de la Navidad es que el resultado de Su primera venida sería la dilatación, la propagación, la expansión, el desarollo, el crecimiento del reino de Dios, del imperio de Cristo, de la paz de Cristo.  El profeta Isaías predijo que esta dilatación del imperio de Cristo, después de Su nacimiento en Belén como niño, no tendrán límite.

          El profeta Daniel nos dio la misma promesa, acerca del empiezo de un reino que crecería y llenaría toda la tierra.  “Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. . . Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra,” Daniel 2:34-35.  “Y en los días de estos reyes [los reyes del imperio antiguo de Roma, representado por las piernas de hierro] el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.”  Daniel 2:44.

          Daniel profetizó que el reino de Dios sería comenzado durante el tiempo de los reyes de Roma (un reino que ya no existe) y que este reino crecería hasta que toda la tierra sería llena.  Isaías dijo lo mismo, que este reino comenzaría con el nacimiento de un bebé, un niño, una vara del tronco de Isaí, Isaías 11:1, nacido de una virgen, Isaías 7:14.

          El mensaje olvidado de Navidad es acerca del propósito de Dios en enviar a su Hijo, el Señor Jesucristo, para nacer en Belén.  Una parte de Su propósito fue el crecimiento del cristianismo, el crecimiento de la institución de la Iglesia del Señor.  El propósito de Dios es que el reino de Dios crezca en la tierra, no que el reino de Dios decrezca.  El propósito es que las iglesias se dilaten, no que menguen.  El propósito es que el cristianismo sería extendido y no disminuido.

          Cristo dijo en Mateo 13:31-33: “El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.  Otra parábola les dijo, El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.”

          Hoy día se dice que “el cristianismo debe menguar y disminuir.  No podemos tener avivamiento en esta edad.  Solamente podemos ser un fracaso, mientras que esperamos el Rapto.”  Los que dicen así no entienden el mensaje verdadero de Navidad, el mensaje de la victoria del evangelio, de la dilatación del imperio y de la paz de Cristo, como resultado de Su primera venida, no de Su segunda venida.

          Los pesimistas dicen que no podemos tener victoria y no tenemos cumplir nada hasta la segunda venida de Cristo.  Mientras tanto, el número de los creyentes cristianos evangélicos en Latinoamerica ha aumentado desde 50,000 en el año 1900 hasta 50,000,000 o más en el año 2000.

         Isaías dijo que “el principado[será] sobre su hombro,” el hombro de Cristo como resultado de Su primera venida.  Los pesimistas dicen que Satanás todavía esta reinando sobre el mundo.  Pero la palabra de Dios dice acerca de Cristo después de Su resurrección, “Toda potestad me es dado en el cielo y en la tierra,” Mateo 28:18.  Cristo dijo en Juan 12:31, “Ahora el principe de este mundo será echado fuera.”  En Lucas 10:18 dijo, “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.”  Efesios 1:20-22 dice, “la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra, en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies.” Es claro que Cristo es rey del mundo y del universo, no Satanás.

          Isaías dijo que Cristo estaría “sobre el trono de David y sobre su reino.”  Los pesimistas dicen que Cristo fracasó en Su propósito de establecer el reino de Dios y por lo tanto todavía no está sentado sobre el trono de David.  Pero la palabra de Dios dice, “Si yo [Cristo] por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.” Mateo 12:28.  Pablo dijo que Dios “nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,” Colosenses 1:13.  Es claro que Cristo tuvo éxito en establecer el reino de Dios.

          En Hechos 2:29-36, el apóstol Pedro dijo que Cristo fue levantado con el propósito de sentarse en el trono de David.  Es claro que Cristo ya está sentado en el trono de David, según la promesa del profeta Isaías.

          Hay personas que dicen que debemos esperar la segunda venida de Cristo para ver el establecimiento del reino de Dios, y para ver el crecimiento del imperio y de la paz de Cristo.  Creen que Satanás no será derrotado hasta la segunda venida de Cristo, y que Cristo no se sentará en el trono de Cristo hasta que viene otra vez, porque Cristo fracasó en Su primera venida.

          El mensaje olvidado de Navidad es que Cristo cumplió todas estas cosas cuando vino la primera vez.  Isaías dijo que el reino sería establecido, y que Cristo sería sentado en Su trono, a causa de Su primera venida, a causa del nacimiento de un Niño llamado “Dios fuerte.”  Hace dos mil años que Cristo, el Dios fuerte, fue nacido en Belén.  Esto es el evento que celebramos en la fiesta de Navidad. 

          Vamos a recordar la historia maravillosa de un Bebé en el pesebre en Belén, adorado por los pastores, pero debemos recordar y predicar todo el significado de Navidad.  El ministerio de Cristo en la tierra no era un fracaso.  ¡Cristo era victorioso!  Cristo murió por nosotros, resucitó de los muertes, ascendió al cielo, estableció Su reino, está reinando sobre la tierra sentado en el trono de David, y el reino de Dios está creciendo como resultado de Su reinado glorioso.

  

Hit Counter

VISITORS