Una Defensa del Sistema de la Comunión Cerrada

Por Thomas Williamson
3131 S. Archer Avenue
Chicago, Illinois  60608

 


HOME

Artículos en Español

Articles
Miller Time: The End of the World on October 22, 1844!
One People of God, or Two?
Prophecies of Book of Revelation Fulfilled in 18th Century America?
Are We Living in the Laodicean Age?
God's Land Grant to the Jewish People - Conditional or Unconditional?
Essays In Old Testament Prophecy
Should We Promote the "Left Behind" Theology
Temple in Jerusalem With Animal Sacrifices—Next Event on the Prophetic Calendar?
Between Iraq and a Hard Place - A 21ST Century Commentary on Isaiah, Chapters 13 to 23
 Will There Be a Russian Invasion of Israel?
Got Perpetuity?
Daniel's Prophecy of the 70 Weeks
Is John’s Baptism for Today?
 Who Really Owns the Land of Palestine?
Will There Be a Great Falling Away?
A 21st Century Commentary on Galatians
Iraq in the Bible
Edom in Bible Prophecy
Did the Lord's Churches Baptize by Immersion Before the 17th Century?
What is the Role of the Jews in this Dispensation?
Future Schlock:
A Historical Perspective
To Whom Does the Land of Palestine Belong?
Promise Keepers
One Church Dictatorship Revisited
Resolution to Stand Against Promise Keepers
Is Repentance for Today?
Experiencing the Teaching of Henry Blackaby
Protestantism & Catholicism Declared Separate Religions
Accountability
The Case for Closed Communion
Will Christ Return by the Year 2000?
Have You Received the Baptism With the Holy Ghost?
The Universal Church Theory
Weighed in the Balances and Found Wanting
Revised 2005
Touch Not The Lord's Anointed
Is the Command For Today?
What the Roman Catholic Church Teaches

 

          Entre las iglesias bautistas hay tres sistemas para decidir quienes personas pueden tomar la Santa Cena, la Cena del Señor.  El primer sistema es el sistema de la Comunión Abierta.  En las iglesias que tienen comunión abierta, el pastor anuncia a la congregación que cualquiera persona que es cristiana puede tomar el pan y la copa.  No es necesario ser bautista o miembro de una iglesia bautista.  No es necesario ser bautizado en agua.  Solamente es necesario ser cristiano.

          El segundo sistema es el sistema de la Comunión Denominacional.  Esto significa que una iglesia bautista requiere que los que toman la Cena del Señor en aquella iglesia deben ser miembros de una iglesia bautista.  Visitantes que no son miembros de la iglesia celebrando la Cena del Señor pueden acercarse a la mesa y tomar la Cena si son miembros de otra iglesia bautista de la misma fé y práctica.

          El tercer sistema es el sistema de la Comunión Cerrada.  Esto significa que solamente los que son miembros de la iglesia local que está celebrando la Comunión pueden tomar la Cena del Señor, y que los visitantes y miembros de otras iglesias no la pueden tomar.  Este es el sistema que recomendamos en las iglesias bautistas misioneras.  Vamos a discutir las razones para este sistema.  El propósito de este discurso no es condenar ni censurar las otras iglesias bautistas que tienen un sistema diferente.  Debemos mantener nuestras propias convicciones, pero también debemos evitar el espíritu de juicio y condenación de las iglesias que celebran la Cena del Señor en una manera diferente.

          Es importante entender que la Cena del Señor debe ser celebrada y observada en la iglesia, como una congregación unida.  Vamos a ver 1 Corintios 11:17-22: “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.  Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.  Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.  Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor.  Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.  Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis?  ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada?  ¿Qué os diré?  ¿Os alabaré?  En esto no os alabo.”  Pablo está hablando acerca de la iglesia local - no aceptamos el concepto protestante de una iglesia universal e invisible.

          Es necesario que todos en la iglesia sean unidos en compartir la Cena del Señor, en sus motivos de comerla, en sus entendimientos acerca del significado de la Cena del Señor.  No es bueno celebrar la Cena del Señor en una reunión ecuménica, porque en estas reuniones ecuménicas hay personas que piensan, como los católicos, que la hostia es el cuerpo y sangre literal de Cristo, y hay otras personas como los luteranos que creen en la presencia real de Cristo en la hostia, y hay otros que creen como nosotros que la Cena del Señor es una cena memorial para anunciar que Cristo ha muerto por nosotros.  No hay unidad entre los que celebran la Cena del Señor como un memorial, como la Biblia dice en Lucas 22:19, y los que comen la Cena del Señor para ser salvos y para recibir un beneficio mágico. 

          Hay denominaciones donde el sacerdote o pastor lleva la Cena del Señor a las casas de los enfermos o a los hospitales, de modo que los enfermos puedan participar en la Cena del Señor, porque piensan que este es un sacramento que otorga un beneficio mágico y místico, pero no hacemos así porque entendemos que somos salvos por la fe en Jesús y no por la obra de tomar la Cena del Señor, y entendemos que el propósito de la Cena del Señor no es sacrificar a Cristo otra vez, sino es para celebrar el sacrificio que Cristo ha hecho una vez para siempre, Hebreos 10:12.

          La Cena del Señor es una ordenanza de la iglesia, no de una reunión ecuménica, ni de un club de estudiantes en la universidad, ni de un sacerdote visitando a un enfermo en el hospital.  Debemos celebrarlo en la iglesia.

          El ejemplo de las escrituras nos enseña que cuando observamos la Cena del Señor en la iglesia, solamente los que han sido bautizados en agua por autoridad de una iglesia neotestamentaria pueden tomar parte en la Cena.  Vamos a ver Hechos 2:41-42: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día tres mil personas.  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

           Los tres mil miembros nuevos de la iglesia bautista de Jerusalén fueron bautizados primero, y luego participaron en el partimiento del pan.  Los bautistas han entendido que la Cena del Señor es cerrada a todos los que no han sido bautizados, y todas las denominaciones grandes entre los protestantes han entendido lo mismo, y los católicos también.  Todas estas denominaciones han enseñado que la Cena del Señor es solamente para las personas que han sido bautizados (según sus varias definiciones de la naturaleza del bautismo).  El historiador anglicano Dr. Wall dijo en el siglo 19 que “nunca ha existido una iglesia que ha dado la comunión a personas no bautizadas.”

          Hay iglesias bautistas que tienen un sistema de comunión abierta, que invitan a todos los cristianos a participar en su Cena del Señor, sean bautizados o no sean bautizados, y no reconocen que su sistema es más liberal que el sistema de las denominaciones protestantes y católicos que dicen que las personas no bautizadas no pueden tomar parte en la Cena del Señor.

          Cuando una iglesia bautista adopta el sistema de comunión abierta, esto es un paso grande en el rumbo hasta el interdenominacionalismo, porque las iglesias que ofrecen comunión abierta están diciendo por su ejemplo malo que el bautismo no es importante, la obediencia al Señor y su mandamiento de ser bautizado no es importante, no nos importa si nunca obedecen al Señor en la ordenanza de bautismo. 

          Las iglesias bautistas que aceptan los bautismos de las iglesias protestantes están diciendo que los bautistas son protestantes también y que todas las iglesias bautistas y protestantes son iguales y lo mismo.  Esto no es la verdad.  Los bautistas no son protestantes.  Los protestantes salieron de las iglesias católicas en el siglo 16 y retuvieron muchas de las costumbres de los católicos, como el bautismo de bebés.  Los bautistas existieron antes de los protestantes, antes de los católicos, y no son protestantes. 

          No debemos aceptar personas con bautismos protestantes en nuestra Cena del Señor, porque la Cena del Señor es solamente para las personas que han sido bautizados bajo la autoridad de una iglesia neotestamentaria.  No podemos admitir que las iglesias luteranas, metodistas, wesleyanas, congregacionalistas, presbiterianos, episcopalianos, son iglesias neotestamentarias, porque no son.  Si estudiamos la historia de las iglesias pentecosteses, aprendemos que la mayoría de las iglesias pentecosteses son wesleyanas, y no creen en la salvación eterna.  Si creemos que la iglesia bautista es la iglesia verdadera neotestamentaria, no podemos aceptar los bautismos extraños de las iglesias protestantes para ser miembro de nuestras iglesias ni para tomar parte en nuestra Cena del Señor.

          Los Testigos de Jehová tienen comunión cerrada en sus iglesias falsas, porque creen que sus iglesias son las únicas iglesias verdaderas.  Qué vergüenza si los bautistas no tenemos la misma convicción acerca que nuestras iglesias verdaderas como los Testigos de Jehova tienen acerca de sus iglesias falsas.  Que vergüenza si creemos que nuestras iglesias no son las únicas iglesias neotestamentarias, y que somos iguales como las iglesias protestantes, y que el bautismo no importa nada.  Nuestro Cena del Señor debe ser cerrada a las personas que no han recibido bautismo en una iglesia verdadera.

          Hemos vista que el sistema de comunión abierta es un sistema liberal y peligroso porque enseña que las iglesias bautistas son lo mismo como los protestantes y que el bautismo no vale nada.  Por esa razón, muchas iglesias tienen el sistema de comunión denominacional, que significa que los visitantes en la iglesia pueden tomar parte en la Cena del Señor si son miembros bautizados de otra iglesia bautista.  Esto es un sistema mejor que la comunión abierta, pero no es lo mejor, porque este sistema invalida el programa de disciplina en la iglesia.  Cuando un miembro está expulsado de una iglesia por enseñar doctrina falsa o conducta mala, esto significa que no puede tomar parte en la Cena del Señor de aquella iglesia.  Esto es lo que el Apóstol Pablo llama “el entregar a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesucristo.”  1 Corintios 5:5.  El propósito de la disciplina es que el miembro expulsado sienta verguenza de su conducta mala, se arrepienta de su pecado, y vuelva a la membresía de la iglesia y a la comunión de la Cena del Señor. 

          Pero bajo el sistema de comunión denominacional, este miembro expulsado puede juntarse con otra iglesia bautista sin arrepentirse de su pecado, y luego puede volver a la Cena del Señor de su iglesia anterior, la iglesia que le expulsó, y puede tomar parte de la Cena del Señor sin arrepentirse de su pecado.  Este sistema anula el poder de la iglesia de disciplinar a los miembros desordenados.  El Apóstol Pablo nos mandó en 2 Tesalonicenses 3:6 que debemos apartarnos de los miembros que andan desordenadamente.  Pero si estos miembros desordenados y expulsados pueden volver a nuestra comunión y la Cena del Señor porque son miembros de otra iglesia bautista, esto se hace nulo e inválido nuestro sistema de disciplina en la iglesia.

          No debemos comer la Cena del Señor con los que se llaman hermanos pero son desordenados, 1 Corintios 5:11: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.”  Algunas veces no sabemos si los miembros de las otras iglesias bautistas son hermanos ordenados o desordenados.  Sabemos esto solamente acerca de los miembros de nuestra propia iglesia.  Es importante saber esto porque la Cena del Señor es cerrada a los que no son dignos de tomar parte, 1 Corintios 11:27-30: “De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa, Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.  Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.”

          Cuando el Apóstol dice que hay muchos que duermen, no se refiere al sueño de ocho horas, ni de los que se duermen durante la predicación y luego se despiertan.  Se refiere a personas muertas, personas que se murieron porque tomaron parte de la Cena del Señor indignamente.

          No estamos haciendo un favor a nuestros visitantes si abrimos la Cena del Señor a personas que tal vez no son dignas de tomar parte.  No podemos saber los corazones de todos nuestros visitantes, y tenemos el mandamiento del Apóstol Pablo de no comer con los que se llaman hermanos pero son fornicarios, avaros, idólatras, maldicientes, borrachos, o ladrones.  Pablo está hablando acerca de la Cena del Señor, porque en 1 Corintios 5:9-10 Pablo dice que no es posible evitar todo contacto con los pecadores sin salir del mundo.  Esto es imposible, pero es posible y necesario evitar el compañerismo con los pecadores alrededor de la mesa del Señor, 1 Corintios 5:7-8: “Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.  Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.”

          Por esa razón, el sistema mejor es el sistema de comunión cerrada, comunión solamente para los miembros de nuestra iglesia local.  Conocemos nuestros propios miembros, conocemos sus maneras de vida, conocemos que nuestros miembros no están llevando la levadura de malicia y maldad a la Cena del Señor, y que podemos celebrar la fiesta en sinceridad y en verdad. 

          Los que son miembros de otra iglesia bautista pueden tomar parte en la Cena del Señor en sus propias iglesias.  Los que no son miembros de ninguna iglesia bautista son invitados a ser bautizados en nuestra iglesia para ser miembros y para tomar parte de nuestra Cena del Señor.

 

Hit Counter

VISITORS